Blogia
Más cine por favor

Estrenos de cine

Vals con Bashir

Vals con Bashir

Hoy comento una película que ni siquiera se ha se ha estrenado en España todavía (lo hace el 13 de febrero, gracias a su nominación a los Oscars muy probablemente) pero que es absolutamente imprescindible. Algo bueno tenía que tener lo de estar al otro lado de los Pirineos una temporada...

Antes de nada, decir que es un film duro, un documental de animación (sí, aunque parezca raro) sobre la guerra de Israel contra el Líbano en 1982 y la matanza de Sabra y Chatila de los refugiados palestinos. En él, Ari Folman intenta recuperar los recuerdos de una guerra en la que sirvió como soldado israelí pero de la que no recuerda casi nada. Busca a sus compañeros, intenta entender las alucinaciones que le persiguen desde que empezó la búsqueda gracias a psicólogos y todo lo refleja en los detallistas dibujos, casi como caricaturas de las personas con las que habla. Así podemos ver los recuerdos que comparten con él y los que va formando entre la distancia que nos dan los dibujos y la cercanía de saber que a pesar de eso es verdad, que lo que estamos viendo pasó si no de esa forma (pues los recuerdos son creados por nosotros mismos, dice uno de los personajes) de una muy similar. Y el resultado siempre es el mismo: muerte y desolación.

Como si de una investigación policial se tratase, poco a poco nos acercamos al punto más oscuro: la matanza de Sabra y Chatila: ¿cómo fue en realidad? ¿participó en ella? Y la respuesta (que por supuesto no voy a dar aquí) se desvela con un final chocante que nos muestra que todo es verdad.

Las mejores escenas: la primera, que ya nos transmite el desasosiego que nos acompañará mucho más tiempo que el que estemos en la butaca, el sueño repetido de los soldados en el mar (que podemos ver en el cartel), el aeropuerto de Beirut, el vals del soldado... Tantas que es difícil elegir las mejores.

El punto de vista es original, pues es un soldado el que busca y habla con otros, que justifican o no sus acciones pero en general la idea que sobrevuela es el horror de participar en una guerra, de disparar sin mirar siquiera.

Una parte importante es la música, que muchas veces es el contrapunto a escenas muy duras, pero que da la visión de los soldados que están allí y que intentan que lo que ocurre a su alrededor no acabe con ellos.


Si el tema os interesa y los subtítulos (pues me imagino que como aquí la estrenarán en versión original o eso espero) no os dan miedo, aquí tenéis una película muy muy recomendable.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Crepúsculo

Crepúsculo

Antes de nada, aviso que no he leido los libros ni tenía mucha intención de ver la película, pero después de convencerme varias de mis amigas, allí que fui.

Si alguien se encuentra en la misma situación, empezaré diciéndole que no espere una película de terror, todo lo más en la parte final, pero la primera media hora es más  bien una comedia de instituto. Luego pasa por un rato de ñoñería bastante grande y, por fin, algo de suspense, demasiado corto para los que esperábamos ver algo del tipo de los libros de Anne Rice. Pero vamos, ni punto de comparación.

En realidad cuenta lo que le ocurre a Bella (ya empezamos con el nombrecito), una chica mona pero muy torpe que se va a vivir con su padre a un pueblo frío y oscuro. En el instituto conoce a Edward, el más guapo del instituto pero que pertenece a una familia muyyyy extraña. Por supuesto ella no puede parar de pensar en él, pasa de todo el mundo y solo le interesa él y su secreto. Secreto que solo con ver el color blanco pared (yo juraría que los maquillaron con polvos de arroz) del muchacho, pues chica, como que tampoco era tan difícil. Después de un rato de miradas larguísimas y sin nada de fundamento, aparecen unos vampiros malos y se quieren comer a la chica. El final no lo digo, pero os lo podéis imaginar.

Sólo cuando aparecen los malos (es decir casi al final) la cosa mejora un poco, tiene un poquillo de emoción, a ver si alguien le pega un bocao a la muchacha, que lo anda pidiendo a gritos (aunque ella prefiera que sea el otro). Pero cuando la cosa andaba bien en dos minutos termina la escena de la lucha y si te he visto no me acuerdo. Bueno sí, vemos el pase de modelos del baile del instituto, pero hubiera sido mejor no verlo.

Lo mejor, las escenas imposibles: por ejemplo, cuando la chica pasa por delante de un ventilador (recordemos que están en marzo) y el chico la huele, poniendo una cara de asco bastante estupenda. Se supone que es porque intenta que no lo atraiga el olor de su sangre, pero como nadie explica nada, para mi que la muchacha no se había duchado en unos días...

Los efectos especiales (por llamarlos de alguna manera) también son bastante risibles. En vez de dar una idea de magestuosidad de los vampiros, más bien recuerda a el conejito de Duracell, con unos acelerones tipo película muda. Y qué decir del vestuario... Desde luego, si para ir al baile del instituto hay que ponerse eso, menos mal que yo no tuve de eso, porque anda que... Impagable la torera que lleva la protagonista, igualita que la que llevé para mi comunión.

En resumen: bastante floja, no merece los 7 eurazos (como se echan de menos los Palafox al otro lado de los Pirineos) que gasté.

Eskalofrío

Ayer fui al cine a ver una película que no me terminó de convencer: Eskalofrío.

Santi es un joven fotofóbico que debe dejar Barcelona e irse a vivir a un pueblo con pocas horas de luz. Pronto un niño dice que a visto algo en el bosque y deciden ir a ver. La excursión acaba mal, porque uno de los chicos termina muerto y el principal sospechoso es Santi. Ahora deberá convencer a los demás que no ha sido él mientras no deja de haber más muertes y el monstruo, sea lo que sea, lo persigue. Con ayuda de su antiguo amigo y de una chica del pueblo intentarán descubrir qué pasa en el bosque.

El planteamiento me gusta, sobre todo el monstruo me parece más o menos novedoso (no así la enfermedad del muchacho que ya vimos en "Los Otros"). Sin embargo falla la ejecución. Hay muchos planos que ya hemos visto en todas las películas de terror (en especial el momento de "El proyecto de la bruja de Blair") y los actores en su mayoría no están muy convincentes. Hay escenas muy flojas y actos muy poco lógicos (por ejemplo, cuando el chaval se esconde en el lugar más evidente y ni siquiera atranca la puerta), escenas sin terminar (¿cómo vuelve a casa la chica si están más perdidos que un pato en un garage?) y el final, que estaba quedando muy bien, termina con una escena que sobraba. Así pues, de los escalofríos esperados (por cierto, ¿por qué la K del título?), poquico.

Los actores son caras conocidas de la televisión en su mayoría (Blanca Suarez de "El Internado", Jimmy Bartanan de "Los Serrano", Roberto Enríquez de "La señora" etc.).

Regulera, si la queréis ver yo me esperaría a que saliese en DVD.

Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet

Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet

Como ya han pasado los exámenes y el estrés y seguimos vivos, reabro el blog con la película que vimos el viernes, "Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet", la nueva película de Tim Burton y Johnny Depp. Es un musical terrorífico-cómico (si eso existe) divertido pero un poco sangriento, con más sangre que en las demás películas del director, y tengamos en cuenta que en Sleepy Hollow también se dedicaban a cortar cabezas.

Sweeney Todd era un barbero, feliz con su mujer y su hija, que vivía en Londres. Pero un día el juez Turpin se encaprichó de su mujer e hizo que fuera detenido y enviado durante 15 años fuera de la ciudad. A su vuelta encuentra a una pastelera que vive bajo su casa y que le cuenta que su mujer se suicidó y su hija fue adoptada por el juez. Enloquecido, planea acabar con todos los que le causaron dolor.

De los actores creo que poco tengo que decir. Johnny Depp está tan genial como siempre, con un personaje muy diferente al Jack Sparrow, ya que Sweeney Todd es un hombre destrozado y taciturno. Helena Bonham Carter es la señora Lovett (la pastelera), y aunque he de reconocer que hasta ahora me había pasado bastante desapercibida en las películas que había visto, no lo hace nada mal. En realidad todos están muy bien, para mi gusto sólo es una excepción Sacha Baron Cohen, que nunca me ha terminado de convencer, en uno de sus personajes excesivos.

Una sorpresa agradable ha sido la música. A pesar de no tener una canción especialmente pegadiza (quizá la de "I feel you, Johanna" pero terminas odiando al chaval que la canta por pesado), acompaña bien y como la mayor parte de la película es musical no tienes esa sensación de "¿¿y ahora por qué cantan??" También se agradecen muchísimo los subtítulos (que en otros films no aparecen), que nos permiten seguir bien la acción. Además para no ser cantantes profesionales (son los propios actores los que cantan), las canciones quedan bastante bien.

Las mejores escenas para mi gusto son las de la canción de "las peores empanadas de todo Londres", la elección de la carne de las empanadas y lo que harán cuando tengan suficiente dinero, esta última por el cambio entre la oscuridad de Londres y los colores chillones de la costa. Lo peor es ver como matan a la gente con tanto detalle (como dice mi amiga Blanca, "¿¡por qué no lo sacan de plano!?") y el final, que queda demasiado abierto para mi gusto, como si quisieran acabar rápidamente.

Seguramente no se convierta en mi película favorita de Tim Burton, supongo que después de Eduardo Manostijeras (una de mis películas favoritas desde que tengo memoria) y Sleepy Hollow es bastante dificil, pero que merece la pena ver y disfrutar.

Más información en http://wwws.warnerbros.es/sweeneytodd/

Un funeral de muerte

Un funeral de muerte Hoy os voy a hablar de una película divertidísima que todavía está en los cines: Un funeral de muerte (en Zaragoza en el Palafox). El director es Frank Oz, que ha realizado películas como In & Out, que seguro que habéis visto porque la repiten mil veces. Los actores no son muy conocidos, pero es mejor para la película, porque la idea es que podría pasarle a cualquiera (que fuera muy gafe, claro).El desencadenante de la historia es la muerte del patriarca de una familia inglesa. Su familia ha preparado un funeral en casa donde absolutamente todo sale mal desde el principio: los de la funeraria se confunden de muerto, Daniel (el hijo que se quedó en casa cuidando a sus padres) y su hermano (escritor en Nueva York y completamente arruinado) no paran de pelearse, el novio de la prima se toma una pastilla en casa de su cuñado que resulta que no es valium y pasa todo el funeral drogado, el primo pierde las pastillas (que pasan de mano en mano) y hay un señor bajito al que nadie conoce y que dará muchos problemas.Es una comedia de risa continua, de las que te pierdes cosas porque las risas no te dejan escuchar lo que sigue y aunque a ratos es un poco escatológica (la escena del tío en el baño), la hora y media que dura se pasa volando. Tiene algunos fallos de guión (por ejemplo, al final ¿qué hacen con el extraño?) pero sólo te das cuenta un rato después de que ha terminado la película, cuando se te han pasado los ataques de risa, lo que no está mal.Lo mejor sin duda son los actores, que no sobreactúan en ningún momento, a pesar de la locura del guión. Son divertidísimas las escenas de “ese ataúd se mueve” (I y II) o la del tejado. Totalmente recomendada para olvidarse de las preocupaciones y hacer una sesión de risoterapia con esta comedia alocada pero buenísima.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Piratas del Caribe

Piratas del Caribe
Hoy voy a hablar de una de las trilogías que se han rodado en los últimos años (muy dados por otra parte a hacer trilogías), la de Piratas del Caribe, que terminé de ver hace poco.

La primera película (Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra) es sin duda la mejor de todas, en la que vemos el comienzo de la historia: cómo se conocen Elizabeth y Will, como el capitán Jack Sparrow la salva años después y la búsqueda del tesoro. En este film se mezcla muy bien el humor con el cine de aventuras y te deja con ganas de más (craso error). La segunda parte (El cofre del hombre muerto) todavía está bien. Sigue con el intento de boda de Elizabeth y Will, suspendida al ser arrestados ambos por ayudar a Sparrow. Pero éste también tiene sus problemas y es que una mancha negra en la mano le recuerda que tiene una deuda con Davy Jones, el capitán del Holandés Errante. Lo mejor de esta película es que todavía tiene un buen guión, recuerda a leyendas y libros como "La isla del tesoro" y tiene golpes muy divertidos como la pelea en la rueda de molino. Su mayor problema es que no tiene final, te deja con el intríngulis hasta la siguiente. Pero llegamos a la tercera (En el fin del mundo) y casi hubiera preferido quedarme sin saber el final o por lo menos se podrían haber ahorrado toda la primera parte. La cuestión es que al final de la anterior Sparrow desaparece, pero evidentemente hay que irlo a buscar para que la película tenga un poco de sustancia. Entre medias todos se traicionan a todos, de tal manera que pronto no sabes quién está con quién ni de qué va la cosa. Toda la primera hora parece escrita a salto de mata, sin saber realmente de qué va a ir la película y es que según creo, como la rodaron nada más terminar la anterior, pues lo tenían que ir preparando sobre la marcha. Claro, que lo mismo ocurrió con Casablanca y mira. Pero bueno, supongo que lo pasó con esta película es simplemente que los guionistas empezaron una huelga encubierta. Casi hacia el final la cosa mejora un poco, pero tampoco mucho, porque cuando ya piensas que sí, salvan de una manera forzada a uno de los protagonistas (no diré cual para no fastidiar el final por si a alguien le quedan ganas de verla) para que todos terminen felices y coman perdices. Tal y como termina parece que pudiera haber una cuarta parte, de la que en todo caso nadie ha hablado, pero no estoy muy segura de si quiero que la haya o no, porque si iba a ser como ésta...

Todo esto en cuanto a la trama y el guión de las tres películas. Vamos con los actores: Orlando Bloom hace de Will Turner y sólo lo soporto en la última película, será que sale poquito. La verdad es que no me acaba de convencer como actor (tampoco me gustó en El Señor de los Anillos) pero en este papel menos. Keira Knightley (Elizabeth Swann) también está mejor en la última, aunque en las otras no está del todo mal. Y por fin Jack Sparrow, el personaje más agradecido de la película, el más divertido, que interpreta Johnny Deep. A pesar de ser uno de mis actores favoritos he de decir que en la última se pasa un poco de rosca, aunque por supuesto sigue quedando a años luz de los otros dos, aunque sólo sea porque la experiencia es un grado. Algo que me ha sorprendido es que Keith Richard no lo hace nada mal, aunque tampoco da mucho tiempo a planteártelo, porque sale como dos minutos a lo sumo. Otros personajes que están muy bien son la pareja de piratas que siempre están haciendo chorradas o el piloto que acompaña a Sparrow, que son auténticos secundarios robaescenas. De los malvados capitanes me quedo con Barbossa, porque Davy Jones me pone nerviosa con su manera de habla

La maldición del la Perla Negra es una película de aventuras fantástica, con mucha acción, humor, fantasía... vamos, un peliculón. El cofre del hombre muerto para mí sigue siendo genial aunque las escenas que transcurren en el Holandés Errante no me gustan demasiado. Pero el gran fallo de las secuelas es que son laaaaaargas. Y lo que nunca se pueden permitir las películas de aventuras es que la gente se aburra, que es lo que pasa en la tercera (a la segunda le sobra metraje también, pero no se nota tanto), en la que me quedé frita a mitad de la película, pero como una tiene un punto masoca me la volví a ver para enterarme del final. Si lo llego a saber me pongo sólo la segunda parte. De todas formas, y por más que diga que la película es mala, he de reconocer que tiene momentos que están bien, y que seguramente no me metería tanto con ella si no fuera porque las dos anteriores me gustaron mucho y me esperaba más como colofón. Si tengo que elegir dos momentos de lucidez, para mí serían la escena de la reunión de los piratas y el bombardeo al barco inglés.

El Orfanato

El Orfanato

Hoy voy a hablar de una de las películas españolas más importantes de este año, no en vano es la seleccionada para representar a España en los Oscar y que a pesar de que yo la vi en octubre todavía sigue en cartel. Como ya os podéis imaginar es El Orfanato, una película de terror aunque no es para tanto. Pero primero cuento de qué va y luego ya comento.

Laura (Belén Rueda) decide instalar un centro para niños discapacitados en el orfanato donde vivió de pequeña antes de ser adoptada y que le trae buenos recuerdos. Con ella van su marido (Fernando Cayo, cuya cara os sonará de películas como El penalti más largo del mundo) y su hijo Simón (Roger Príncep) que tiene unos amigos invisibles un poco traviesos, pues juegan con él a esconder las cosas. El día de la inauguración de la residencia Simón desaparece y Laura es atacada por un extraño niño con un saco en la cabeza. Entonces comienza su búsqueda desesperada con todo tipo de métodos, incluidos algunos tan poco ortodoxos como recurrir a una médium (Geraldine Chaplin).

Quien quiera ver una película gore, que vaya a ver otra, porque no es una película demasiado violenta (sólo tiene una escena que no sé si da miedo, asco o todo a la vez: la del accidente). Tampoco es que dé mucho miedo, sólo algún sustillo, aunque cualquiera lo diría escuchando a la gente que estaba en la sala, que gritó hasta cuando unos niños jugaban al "chocolate inglés". Quizá uno de los fallos de la película es que todo el tiempo estás esperando un buen susto, pero nunca llega, al menos si no eres fácilmente impresionable. Otro sería que muchas veces tienes una sensación de déjà vu, te recuerda a películas como Los Otros o El espinazo del diablo (que al fin y al cabo es del productor, Guillermo del Toro). De todos modos no te aburres, porque la historia de intriga por la desaparición del niño está muy bien. Un detalle que he leído en las críticas y que cuando la vi no me fijé es: ¿cómo es posible que se le haga un boca a boca a una persona sin mandíbula? Si alguien lo sabe que responda, que ahora me he quedado yo con la duda.

Una vez dicho esto, hay que reconocer que la película es buena, los actores trabajan muy bien (especialmente Belén Rueda, que le está cogiendo gustillo al cine), el paisaje es precioso (está rodada en Llanes) y la película engancha, así que si alguien todavía no la ha visto, que lo haga, aunque ya le digo que no espere salir temblando de la sala.

Por último, una curiosidad. En los EE.UU. ya están pensando en hacer un remake de esos de la película, con actores del otro lado del charco, al igual que ocurre con [REC]. Lo único que pido es que no pase como con Abre los ojos, que se convirtió en aquél bodrio titulado Vanilla Sky. Crucemos los dedos.

Las 13 rosas

Las 13 rosas

Por fin el primer artículo sobre una película, además estrenada no hace mucho:Las 13 rosas, de Emilio Martínez-Lázaro.

Para quien todavía no sepa mucho de que va, le explico: la película cuenta la historia de trece chicas que viven en Madrid, nada más terminar la Guerra Civil, aunque se centra más Todas han militado en partidos de izquierdas excepto una, Blanca, que es de derechas pero que ayuda a un amigo comunista a intentar escapar dándole dinero. Poco a poco todas van siendo detenidas. Desde ese momento somos espectadores de las torturas que sufren, la vida en la cárcel etc. Y de su inesperado fusilamiento, como respuesta a un atentado ocurrido días antes y con el que no tienen nada que ver

Hay escenas bonitas, como las del bombardeo en el café, donde se conocen algunas de ellas, incluso divertidas, como las trastadas en la cárcel y el baile; y otras muy duras, como el suicidio del comunista (que yo no pude ni ver) y la escena de las cartas a la familia.

Creo que la película le gustará a los que hayan leído algunos de los libros que se han ido publicando sobre el tema, pues la película hace un resumen, pero también animará a los que no los hayan leído a informarse un poco más.

El punto flaco puede que sea los actores. Hay actores buenos (a mi modesto entender) como Pilar López de Ayala, Luisa Martín o Asier Etxeandía, otros que no lo son tanto y otros que no son ni actores. Este grupo en realidad se reduce a una: Leticia Sabater (que por cierto no aparece en la página de la película ). Quizá no sea muy objetiva, porque son de la generación a la que provocó traumas en su más tierna infancia, pero ni me gustaba antes ni me gusta ahora. Y no debo ser la única, porque cuando ella apareció (en una escena muy dramática, cuando las están encarcelando) toda la sala empezó a reírse.

A pesar de esto, al final todos terminamos con los ojos llorosos. Desde luego no es una película para verla en un estado depresivo, porque sólo te puedes hundir más viendo las injusticias que sufren. Además no puedes decir "si sólo es una película" porque sabes que pasó de verdad.

Conclusión: "Las 13 rosas" es una película muy recomendable para conocer un poco más la historia de este país.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres